Un día por nuestros derechos

Este tres de diciembre, desde la Comisión de Inclusión de Personas con Discapacidad de la Universidad Nacional de Salta –CIPeD-, queremos reflexionar sobre una fecha importante para nuestro colectivo: El Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Este día, conmemorado en todo el mundo, declarado así por la resolución 47/3 de la Asamblea General de Naciones Unidas y adoptado el 14 de octubre de 1992; tiene  como objetivo llamar la atención y movilizar apoyos para aspectos clave referidos a la inclusión de personas con discapacidad en la sociedad.

En esta jornada, viene al caso recordar que las personas con discapacidad, la “minoría más amplia del mundo”, suelen tener menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas. Eso se debe principalmente a la falta de servicios que les puedan facilitar la vida (como acceso a la tecnología, a la información o al transporte) y porque tienen menos recursos para defender sus derechos. A estos obstáculos cotidianos se suman la discriminación social y la falta de cumplimiento de la legislación vigente que protege sus derechos.

Una sociedad incluyente

Está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la inclusión, estas personas pueden participar activa y productivamente de la vida social y económica de sus comunidades.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que la existencia de estas barreras es un componente esencial de su marginación. Esta Convención, nacida de la lucha del colectivo de personas con discapacidad por sus derechos,  define que: “Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”. Es por ello que la discapacidad no es un atributo de las personas, sino que existe por las barreras que construye  la sociedad.

Para derribar  estas barreras, la accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son los derechos fundamentales reconocidos por la Convención. Sin ellas las personas con discapacidad no pueden disfrutar de todos sus derechos. En el Art. 9, esta Convención aboga por que las personas con discapacidad puedan llevar una vida independiente y participar de forma activa en el desarrollo de la sociedad. Solicita a los Estados que tomen las medidas apropiadas para darles pleno acceso a la actividad cotidiana y eliminar todos los obstáculos a su participación.

Por último, sabemos que queda mucho por hacer para lograr que todos los derechos de las personas  con discapacidad  se cumplan, pero es nuestro compromiso  contribuir diariamente en garantizar el pleno derecho a una educación inclusiva para nuestro colectivo en la Universidad Nacional de Salta y en la sociedad.

Acerca de maurosoto

Licenciado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Salta. Integrante de la C.I.Pe.Di desde el año 2011. Subcoordinador de la subcomisión de Accesibilidad Comunicacional y Bibliotecas Accesibles.

Deja un comentario