Rojo como el cielo

A veces, el cine resulta un espacio propicio para pensar a la discapacidad y construir otras miradas alejadas de los prejuicios y los estereotipos sociales. Les compartimos el film italiano Rojo como el cielo; una cinta basada en la infancia de uno de los sonidistas más renombrados del mundo. que nos muestra como somos capaces de soñar y crear más allá de la ausencia de nuestros ojos, e incluso, cambiar las normas y el “sentido común”.
Mirco, a sus diez años, al manipular la escopeta de su padre se dispara accidentalmente. Por el hecho, es llevado al hospital a donde los médicos le informan que su vida no corría riesgos, pero que a la visión la había perdido. Un doctor le comenta al padre de Mirco que su hijo tendría que viajar del pueblo y recibir una educación especial, separada del resto de los demás niños, lejos de su familia; porque para la ley de educación italiana de aquellos años, todo niño que poseía una discapacidad debía ser educado de forma “especial”. Aquí el film nos muestra la primera barrera, la primera forma de discriminación existente en esos años, a lo que educación se refiere. Mirco ya no podía recibir la experiencia de vivir en sociedad, solo debía alienarse y tratar de adaptarse a lo que la ley obligaba. Al llegar al internado para niños ciegos en Génova, el director, un ciego resignado a vivir apegado a las normas, le muestra al padre de Mirco que su hijo sería preparado para dos tareas, telefonista o operario de maquinas de hilar.

Sin Embargo, Mirco crea su propio camino por su amor al cine y al sonido.

Acerca de maurosoto

Estudiante de la carrera Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Salta. Integrante de la C.I.Pe.Di desde el año 2011.

Los comentarios están cerrados.